El Corte Inglés inyectaba nueva vida en la zona justamente cuando se desencadenaba el auge inmobiliario más reciente. Sin embargo, el mayor aliciente para las decenas de miles de visitantes (y compradores de propiedad en potencia) sigue siendo el puerto deportivo y sus yates.

Este fue el primer puerto deportivo tipo “marina” que se construyó en la Costa del Sol, el reglón original al lado del cual se miden todos aquellos que llegaron después (nueve puertos deportivos entre Sotogrande y Marina del Este en Almuñecar. Puede que algunos de los puertos deportivos más recientes sean más íntimos o más atractivos arquitectónicamente, pero ninguno a podido igualar el ambiente único y novedoso del puerto gracias al cual el nombre de Puerto Banús ha llegado a todos los hogares internacionales desde que se inauguró hace más de treinta años.

En 1963, D. José Banús un hombre hecho a sí mismo quien había acumulado una gran fortuna como promotor inmobiliario en el bario del Pilar en Madrid, comenzó la construcción de un nuevo complejo residencial al oeste de Marbella, llamándolo Nueva Andalucía. En aquel entonces Marbella era el lugar de moda y de retiro exclusivo de los ricos y de las viejas familias nobiliarias europeas, pero D. José Banús visionó algo diferente: un complejo realizado no para unos pocos ricos, sino para una gran mayoría de ricos. Su nuevo proyecto se llevó a cabo con amplias avenidas, espaciosas villas jardines con un diseño inmaculado, e incluso su propia plaza de toros.
Para aquello adquirió seis millones de metros cuadrados, encuadrados dentro de los ríos Verde y Guadaiza, una zona agrícola en la que predominaban los cultivos de naranjas, caña de azúcar y olivos.

LEER PARTE 2

Deja un comentario

uno × 4 =